lunes, 19 de marzo de 2012

El fin del Mundo y un despiadado país de las Maravillas.


El fin del mundo y un despiadado país de las maravillasEl fin del mundo y un despiadado país de las maravillas by Haruki Murakami
My rating: 5 of 5 stars

Hay una extraña magia en el mundo. Es extraña, y es magia; me cae. Y cada vez que tengo oportunidad de experimentarla, que no es frecuente, lo que la hace especial, pienso que después de todo vale la pena experimentar la vida, por más molesta que ésta sea.



Me regalaron en diciembre 2009, a petición mía, el libro de aquel momento: El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas de Murakami. Empecé a leerlo entonces, pero no pude, porque el libro es un poco... imaginativo, por no llamarle piscótico. Si checan los comentarios verán que el libro es de los que lo amas o lo abandonas.

El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, escrito en 1985, publicado por primera vez en 1991 y editado por Tusquets en 2009, es un libro complejo y nada fácil de leer . Es en sí mismo un acertijo, un rompecabezas; y como tal exige su esfuerzo.

Y según dicen por allí 'La caza del carnero salvaje, El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas y Crónica del pájaro que da cuerda al mundo forman una trilogía sobre la desesperanza y la inevitabilidad'

Mi capítulo favorito fue el noveno. El libro de principio a fin está lleno de referencias que nos hipervinculan a amplios referentes culturales, filosóficos y piscológicos, pero es en el capítulo nueve donde, para mí, la metaficción alcanza su punto más alto y atractivo en la fantasía que propone Murakami.

*****ALERTA MI INTERPRETACIÓN DE LA NOVELA PUEDE PERVERTIR LA SUYA. ***************

Lo retomé dos años después. Es curioso que sea justo en éste momento, porque Murakami con su Calculador y su Lector de sueños me han acompañado, y de forma mayéutica me han sostenido la mano, mientras en mi 'despiadado país de las maravillas' me decían que mis hemisferios conectan de forman irregular y por eso tengo mi propio programa inserto de 'fin del mundo'.

Primero pensé que la novela trata sobre la esquizofrenia, luego pensé que sobre el alzheimer, pero ahora estoy casi completamente convencida de que la novela trata sobre la distimia por el asunto sobre los hemisferios del cerebro y la tristeza. Pero, también podría tratar sobre el coma, un derrame cerebral o el tránsito a la muerte. En definitiva trata sobre alguien que se pierde en su subconsciente.

Lo mio es con el Calculador, supe que algo nos unía desde la disertación sobre el sofá y las cosas bien hechas. Estamos aquí ante un neurótico consumado, resignado y tranquilo. Un detallista capaz de fijarse en cada clip mal ubicado. Un sibarita en ciertos sentidos, que sabe qué le gusta y qué no, que disfruta en soledad de los placeres de la vida, como el sexo, buen sexo sin conexiones emotivas.

Un hombre honesto:'Le dije que no lo entendía. Soy una persona bastante honesta. Cuando entiendo las cosas, lo digo, y cuando no las entiendo, también. No me gustan las medias tintas. La mayor parte de los problemas, creo yo, surgen por expresarse con poca claridad. Y estoy convencido de que la mayoría de la gente habla de manera ambigua porque, en su fuero interno, busca problemas. Eso creo yo.'

Un pesimista, prejuicioso con un mundo limitado y una visión limitada del mundo; pero plenamente consciente de todo ello. ¿Cuántos están así de enterados de sus defectos? ("Y los que tenemos muchos defectos tendemos a identificarnos con los que tienen tantos defectos como nosotros.")

Un hombre roto "Porque los problemas renovados tenía que recibirlos con renovada desesperación." y triste "Pues gran parte de las emociones van haciéndose más y más confusas. Sientes lástima de tu mismo y te enfadas con los demás, sientes lástima de los demás y te enfadas contigo mismo..., en fin, esas cosas."

Sólo una persona triste puede hablar de tristeza a otras personas tristes: “No lo sabía. Tal vez fuese desesperanza. Turguéniev quizá lo llamaría desencanto. Dostoievski, tal vez infierno. Somerset Maugham tal vez lo llamase realidad. Pero lo llamaran como lo llamara eso era yo."

"Porque ésta -vida llena de pérdidas- era yo."

"En este mundo hay un tipo de tristeza que no te permite verter lágrimas. Es una de esas cosas que no puedes explicar a nadie y, aunque pudieras, nadie te comprendería. Y esa tristeza, sin cambiar de forma, va acumulándose en silencio en tu corazón como la nieve durante na noche de invierno. [...] La tristeza cuando es tan profunda ni siquiera permite metamorfosearse en lágrimas."

Un hombre que encuentra en el nihilismo esperanza: "Actos sin finalidad, esfuerzos sin progreso, pasos que no conducen a ninguna parte ¿no te parece maravilloso? Nadie resulta herido, nadie hiere. Nadie adelanta, nadie es adelantado. Sin victoria, sin derrota.”

Por supuesto cada lector entenderá lo que se sea familiar y similar, algunos no entenderán ni papa. ¿Cuántos serán capaces de comprenderla?

Extracto de una entrevista en 2009 a Murakami

P. A la vez que se adentra usted en sí mismo, ¿siente que profundiza en los temas que más preocupan al mundo?

R. No sé. Hablo de mí. Me conozco a mí mismo. Sólo digo que en cada libro voy más hacia abajo, más y más. Para conocerme mejor, me dirijo cada vez más al fondo del pozo. Metafóricamente. También me gusta romper muros. Traspasarlos. Ir hacia el otro lado y husmear. Luego vuelvo. Eso es escribir una novela. Acudir en busca de lo oscuro, de lo que no sabes de ti. Si lo intentas, puede salir bien. Si eres capaz de traspasar esas fronteras, puedes convertirte en alguien que interesa de manera global y encontrar almas comunes en Asia, en África. Si tienes la valentía de traspasar el muro, la frontera ante el que te sientes solo y desarmado. Atraviesas el muro y puedes convertirte en otro. Puedes ser más libre, además. En mis novelas trato de que ocurra eso.
View all my reviews