miércoles, 16 de marzo de 2011

Soy víctima del # mobbing padezco #boreout y temo que también un #burnout

Algunos dichos populares nos invitan a pensarnos aquello sobre lo que se refieren. Hay uno que timbra en mi mente, que se escucha mucho en inglés y traduce en ‘si me engañas una vez, que pena por tí, si me engañas dos veces que pena por mí’; sígueme la corriente y déjame forzar la idea y llevarla a: una vez puedo asumir que los otros están equivocados pero si persiste el error entonces ¿estoy yo equivocada? Esto me lo soltó una de mis mejores amigas, @yelitzafajardo, y siempre le he agradecido meterme esa duda razonable en la mente, es muy valiosa y útil para autoexaminarse.


He estado pensando mucho en esto, no sin grandes dosis de angustia, puesto que los dos últimos años mi experiencia laboral ha sido terriblemente ingrata cuando mi trabajo y mis estudios, hasta ahora, habían sido fuentes de orgullo y felicidad.

Cabe destacar que me mudé a un país distinto al que me crié y eduqué y enfrento los razonables retos del cambio y el empezar de cero que vive todo inmigrante.

Digamos que la primera oportunidad la taché de ‘choque cultural’, porque México es un país de marcadas diferencias y desigualdades sociales y de género; lamentablemente es muy pero muy común el abuso, el acoso y hasta la falta de respeto evidente por parte de superiores versus la sumisión resentida, silenciosa hasta la peligrosa venganza por parte de los empleados. No digo que el 100% de los casos sea así, pero sí apuesto a que son la mayoría, es la desagradable realidad que te topas cuando rascas la superficie.

Obviamente en tan poco tiempo, un año, no asimilé ni me adapté a este tipo de mecánica donde el jefe y lo que se le antoje arbitrariamente está por encima de procesos, horarios, derechos, posibilidades y hasta del sentido común y por lo tanto después de tolerar lo que pude renuncié. Yo no los voy a cambiar, yo sí puedo cambiar de empleo, fue lo que me dije.

Además, y sí esto es terreno de la justificación, pero muy válida, en un año no me inscribieron en seguro social y me pagaban un sueldo muy bajo para las funciones y tareas que desempeñaba: la administración general.

Entonces me abrieron las puertas a nueva oportunidad. Tras nueve meses estoy buscando empleo nuevamente.

A diferencia de lo anterior, que indiscutiblemente era abuso #Bullying (hablo de gritos e insultos, de la imposibilidad de almorzar en paz entre otras cositas) ahora he estado experimentando impresiones de esas en que te preguntas ¿estaré yo loca o esto está realmente mal?

Cuando tus jefes hacen bromas en que desestiman tu trabajo, cuando los familiares de tus jefes irrumpen en tu ámbito laboral y tienen el derecho de perturbarlo con asuntos ajenos a la operación, cuando no se respetan los límites y se tornan muy permisivos en cuanto a tu espacio y tus cosas personales, cuando no hay reconocimiento del valor en lo que haces, cuando logras hacerlo porque la mayoría del tiempo te interrumpen y te ves obligado a hacer cosas que no son tu responsabilidad, pero hay que hacerlo porque si no entonces no eres colaborador…

No, no estoy loca, esto tiene nombre, se llama Mobbing, o violencia laboral.

El Mobbing es un proceso complejo de victimización de otra persona que va más allá de las simples discusiones o malas relaciones entre compañeros, y que se diferencia de éstos por su naturaleza, su duración, su intensidad, sus formas, sus protagonistas, sus consecuencias y sus ámbitos.
  
Mobbing  es la intimidación, la amenazas, los malos tratos, humillaciones en público, el rechazo social, el chantaje, los insultos, los motes, situaciones de abuso en las que no hay provocación previa por parte de la víctima y en las que existe intencionalidad por parte de las personas agresoras.

Se reconoce el Mobbing cuando se le asigna al acosado trabajos sin valor o utilidad alguna; cuando se le carga en exceso de trabajo; cuando le ponen en evidencia delante de sus compañeros o le repiten varias veces que es ineficiente; causarle rumores o intrigas sólo por el hecho de desprestigiarle; le limitan información necesaria para el trabajo y descartan su participación en juntas donde tu presencia es necesaria; le interrumpen constantemente, impiden que se exprese; en general le desmoralizan, a través de varias acciones, continuamente.

El Mobbing causa una baja en el rendimiento laboral hasta del 60% por trabajador, según especialistas en asesoría empresarial y recursos humanos.

Un 55% de los mexicanos reconoce haber sido víctima de acoso psicológico en su trabajo, según una encuesta de Trabajando.com México.

Hablando de la baja de rendimiento tenemos otro fenómeno inherente al ecosistema laboral es el Boreout que consiste en tres elementos: aburrimiento, infraexigencia y desinterés debido a una ausencia significativa de tareas.
#yoconfieso que padezco Boreout, es decir finjo que trabajo y estoy ocupadísima y estresadísima cuando la verdad estoy paliando la infelicidad y la frustración que me da un trabajo sin el más mínimo desafío y en el que toda iniciativa o esfuerzo es inútil.
Me aburre y frustra el que no hay respeto por las jerarquías, no hay definiciones de cargos, tareas, funciones, no hay planificación ni procedimientos, y cuando intento implementarlos se me ataca por inflexible. No hay continuación en nada de lo que se implementa. Mi jefe no me delega nada. Se vive en una eterna contingencia e incertidumbre. No se me permite administrar a mí y la forma en que se hace es quitarle un pago de algo para pagar otra cosa.

No puedo hacer tareas de registro ni análisis sin ser interrumpida cada tres minutos por lo que digo que ‘no tengo déficit de atención sino superávit de distracción’; no tengo ni la más mínima autoridad en absolutamente nada por lo que no puedo mover un dedo sin consultarlo con el jefe, no puedo ponerme creativa o proactiva porque lo que hago es criticado o me llaman la atención por haberlo hecho, los informes que he realizado valen tan poco que ni se han dado cuenta que ya no los entrego, o que invierta tiempo de investigación buscando opciones para mejorar la situación y no se haga nada al respecto o mi favorita el hecho de que todavía no he cobrado y veo difícil que vaya a hacerlo esta semana.

Hasta comencé a fumar, por un par de meses, sólo para salir de la oficina, que para más señas es un taller donde escucho sin protección alguna routers, sierras, extractores y un insistente radio por sobre todo eso, cubierto por nubes de residuos sólidos que flotan en el aire. ¿Cómo no voy a querer salir de allí?

Mi nivel de depresión empieza a ser preocupante. Lo peor es que me he llegado a creer lo del estrés y la ocupación de verdad #fail. Debo corregir esto. Lo más irónico es que mi jefe al principio estaba súper impresionado de mi ‘eficiencia’ y por supuesto ya no es feliz conmigo, le confronto demasiado y señalo mucho los defectos en la operación administrativa.

El Boreout también se caracteriza porque el empleado no haga nada para cambiarlo como buscar otro empleo, yo no tengo eso, lo que tengo es un #bozaldearepa. A mi esto me tiene por la calle de la amargura, aunque desde un principio traté de hablar con mi jefe del Moobing y del Boreout, pero habrá quien hará de esto su rutina y se quedará pegado en ella hasta que muera de tedio.

La consecuencia de este ritmo de trabajo es el Burnout que no es otra cosa sino el desgaste profesional.

Las características del Burnout, según Wikipedia, son agotamiento como sensación de ya no ser capaz de ofrecer más de sí mism@ a nivel emocional; cinismo como suspicacia y/o escepticismo generando una actitud distante hacia el trabajo, hacia las personas a las que se está ofreciendo el servicio y también hacia los compañeros de trabajo; y finalmente ineficiencia e improductividad como la sensación de que no se están llevando a cabo debidamente las tareas y de que se es incompetente en el trabajo.

Y lamento decir que hice check check en las tres.

Se produce el Burnout en profesiones de alto contacto con personas, con horarios de trabajo excesivos de más de 8 horas diarias, por inconformidades con jefes y/o compañeros, por tener un pésimo clima laboral donde se encuentran áreas de trabajo en donde las condiciones de trabajo son inadecuadas y hasta inhumanas. (¿Ya comenté lo del radio a todo volumen junto a los routers y el polvo?)
A esto súmale que México es el país que menos días de vacaciones otorga por ley a los empleados: seis al año, ósea que ni las vacaciones son una ilusión para calarte la situación. Y además las PyMES la tienen realmente la tienen difícil con los impuestos, los intereses y las dificultades para préstamos.

Ahora estoy consciente de esto y gracias a esta información podré ‘sacar el mejor provecho’ de la situación: poner más cuidado en la efectividad y en mi productividad; mejorar mi actitud, porque la verdad con todas mis insatisfacciones y con todos los errores de criterio de mi jefe, es él quien lleva sobre sus hombros todo el verdadero peso del estrés, además puedo llenar los ‘tiempos muertos’ con actividades que me reporten significados y me llenen, como escribir en mi Blog.

De interés:

Organización Internacional del Trabajo http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/lang--es/index.htm

Psicología Laboral http://www.psicologialaboral.net/articulos/


Libro: Felicidad en el trabajo: sé fuerte, motivado y exitoso, sin importar qué (McGraw-Hill) Srikumar S. Rao

Ir a tu oficina ¿te pone mal? http://mx.finance.yahoo.com/noticias/Ir-tu-oficina-te-pone-mal-yahoofinancemx-2599697141.html?x=0

¿Eres víctima de ‘bullying’ laboral?


http://www.cnnexpansion.com/mi-carrera/2011/04/28/cuidado-con-el-bullying-laboral

1 comentario:

Maravilloso Desgarro dijo...

¿Cómo lidiar con esto?
http://altonivel.com.mx/20511-como-manejar-un-mal-ambiente-de-trabajo.html