martes, 14 de mayo de 2013

La generosidad es la mejor competencia

¿Cómo es posible que tengamos que leerlo, que ya no lo sepamos? “La  es la herramienta más poderosa en el trabajo colaborativo.” Post publicado en clicker360 el 04/04/13

generosidad
La sentencia anterior es una conclusión del libro Dar y tomar: Un enfoque revolucionario hacia el éxito, de Adam Grant. Es una lectura recomendada sobre coaching, que, según la reseña viene bien documentada.
La propuesta que escribe Grant es un modelo de negocio humanista donde la primordial motivación no es el éxito, el poder, el dinero y ni siquiera el sexo –¡habráse visto!–  sino la bondad. Sí la bondad. Repito: la bondad, por si te lo saltaste la primera vez. Ser generoso.
¿Y cómo le hace uno para motivarse por la bondad? Pues, dice Grant, muy budistamente, que los grandes líderes someten sus egos y ayudan a otros a crecer. “Cuéntame más” dirás… pues que el otro eje de una empresa humanista es la honesta sinceridad; imagínate acabar con siglos de cultura de chisme y puñales por la espalda en las empresas de trabajo, ¡fin de mundo!
Sinceramente, ¿estás dispuesto a dar este paso? ¿vamos a dejar a un lado la siniestra competitividad y vamos a ser generosos con nuestros colegas de trabajo, vamos a dejar de ver para arriba y para abajo, de calcular liderazgos por puestos y sueldos, de proteger celosamente nuestroKnow How? ¿Te atreves?
Pues deberías, sobre todo si trabajas con otros colaboradores, porque en el networking lagenerosidad es una de las claves de los líderes exitosos: comparten, comunican, reconocen, ceden, en resumen dan mucho, y seguro reciben mucho también porque esto crea una sinergía de trabajo.
En un trabajo y/o proyecto enfocado en la generosidad los colaboradores empiezan a dar lo mejor de sí mismos, desarrollan un sentido general de vocación de servicio, promueven una cultura, fomentan la creatividad, la apertura, la resiliencia y muchas otras fortalezas como el autoconocimiento, la autenticidad, la ecuanimidad y la positividad entre otros.
Pero si lo de la generosidad no es lo tuyo –no te preocupes,  se ha comprobado que es un elemento genético que, no todo el mundo lo tiene–. El coaching da para mucho y hay otro libro, llamado El arte de ganar dinero molestando , por Risto Mejide (@RistoMejide) que hace una propuesta diametralmente opuesta, más adecuada para aquellos talentos que se ven a sí mismos como Harry El sucio del tipo “yo no trabajo con compañeros”.