domingo, 8 de septiembre de 2013

Todo mundo es un genio...

3:14 am La inmisericorde hora del insomnio, ligada a la creatividad –que según leí de una amiga que lo investigó, proviene de los pulmones (@Carla Alvarenga ¿fuiste tú?, ¿nos lo compartes?)–.

Una hora más tarde, las 4 am, tiene dedicada una charla del TED. Estoy segura que en la recolección de datos, la verdadera hora en que los genios se pusieron a trabajar fue 3 am, pero en sus textos dejaron constancias como "son las 4 am y tal cosa."

En mi caso particular, la inyección de Dexatrona con Amikacina del sábado por la mañana, más las pastillas de Claritromicina han hecho efecto como 12 horas después y han liberado mi mente, sobre todo a mis pulmones, del gobierno de una faringitis aguda, también conocida como catarro faríngeo agudo (infección de vías aéreas superiores). Infección relacionada en mi caso al tabaquismo compulsivo que he desarrollado en mi trabajo. Empeorada por las condiciones de un transporte público caliente y atestado como un horno de exterminio moderno y políticamente correcto donde dejan que te lleve la septicemia (y algo de raza superior debe haber en ello, por el clasismo implícito del transporte público, todos los gobiernos son fachos en algún punto), supongo que en un intento de control de población, ya que la gente enferma no tiene mucha energía para oponerse a nada –SI QUE LO SÉ– pero siguen vivos, por lo tanto siendo votantes y mano de obra, y ya muertos pos ya molestan menos, y esto no una preocupación respecto a lo de votantes y mano de obra porque esa misma gente antes de morir procura reproducirse bien. 

Bueno, que la infección me ha tenido contra las cuerdas desde hace más de dos semanas; tampoco me dejaba dormir, ni pensar, así que el insomnio era un poco menos que improductivo. Sólo era mi cuerpo diciéndome: “nos estás matando a lo pendejo.”

Pero ya son, las 3:34 am, estoy despierta y estoy haciendo lo que suelo a esta hora desde hace varios meses: pensando en pendientes de trabajo, priorizando y anotando cómo se resuelve y en cuánto tiempo cada uno de esos pendientes que son directamente mi responsabilidad, más los que se me han estado asignando que nada que ver con mis funciones, sobre todo las dos últimas semanas.

Y no se trata de no ser colaborativ@ –el chantaje contemporáneo de la nueva esclavización laboral cuyo eufemismo es “crisis”–, se trata de una relación entre cargas de trabajo, tiempo de desempeño y calidad de entrega en tiempo, y ésto definitivamente mata cualquier ánimo de colaboración y es imposible ser creativo así.

Esto es un hecho: si sobresaturas los recursos, estos colapsan. Pasa hasta con las máquinas, pero las máquinas no ponen demandas laborales, ni tampoco los colabores poco informados, sumisos o inseguros de poder recurrir a mejores situaciones.

Sin embargo, sé que esto de los pendientes de trabajo –algo que no debería sucederle una persona ordenada y procedimentada como yo, porque con gusto les dejo esto del insomnio a los genios creativos/que algo debo tener–,  nunca a va a cesar porque el problema que hay está en la base.

Ése problema es mi mayor reto porque no se ha corregido con procesos, ni con manuales, ni con definiciones, ni con explicaciones. Lo más alarmante es que no se ha corregido tras incurrir reiteradas veces en los mismos errores y cometer las mismas faltas. Faltas que conllevan a pérdidas de fé, motivación, tiempo, recursos, reputación, clientes, aliados, amigos, relaciones personales, dinero claro y salud.

El tema que acaba ocupándome no es –Y DEBERÍA SER–  cómo hacer mejor mi trabajo, informarme de nuevas y mejores prácticas, informarlas a mi equipo, apoyar a mi equipo, enseñarles mejor y además tener mis propias ideas, fruto de esta información y contacto.

La manera en que funciono, y entiéndase aquí que se trata de conocerme bien y no de empeñarme en imponer mi forma, todo mundo tiene una manera en que funciona su creatividad y si se obliga en ir contra ella: pues no funciona. Y esto va desde tener una mala definición de cargo, funciones y tareas, no contar con los recursos, la información y los tiempos; hasta que te pongas o te pongan a hacer lo que no estás capacitado y condicionado para hacer. 

Si bien lo dijo Einstein, y no es porque lo ponga Gross, es una feliz coincidencia porque para mi el genio por antonomasia, porque además de cerebro usaba el corazón, el alma y un sentido común muy socio y antropológico, es decir: pensaba en lo demás, era empático y mencionó

Todo el mundo es un genio, pero si se juzga a un pez por su capacidad de trepar un árbol, vivirá toda su vida creyendo que es estúpido.”

La manera en que funciono, decía, es asentando bases, delimitando alcance,definiendo cómos y por qués, conociendo la norma o la regla que gobierna eljuego que desarrollo. A partir de ello construyo, y de la construcción empiezan a emerger mis propios aportes o los de mi equipo. Eso es creatividad también, se llama pensamiento lógico.

Pero me enfrento a conceptos erróneos, prácticas erróneas, creencias erróneas, decisiones erróneas: TODOS los días. A veces en nombre de los procesos: unos días de se cumplen el resto de los 9 meses no: a veces en nombre del presupuesto: al cliente se le vendió el equivalente a una misión de la NASA pero con paga de una renta de departamento de interés social. A veces en nombre del tiempo de entrega: al cliente se le ofreció para dentro de quince días hace diez días y te lo informan hoy –síndrome del "Súbete al DeLorean Marty"–. A veces en nombre de la disponibilidad de talentos: aquí todo mundo hace de todo sin importar si le sabe, le tiene idea o experiencia ¡órale, órale desde poner una lámpara hasta desarrollar un sitio web!–traducción: no tenemos especialista para esto, ni lo vamos a pagar–.  A veces en nombre del “no gasto” cuando en realidad se trata de NO INVERSIÓN de tiempo de recoger correctamente requerimientos, entenderlos, explicarlos, establecer alcances, limitaciones, responsabilidades y presupuestarlos. Y ahora la novedad es en nombre de lacreatividad

Con todo lo anterior, se quiere creatividad y digital, ya saben esa creatividad que implica tecnologías, inversión y desarrollo; ésa.

Vuelvo con el funciono de una forma. Hay tipos de creatividad, la mía he descubierto, se enfoca a solución de problemas, pero ojo no me especializo en recolección de desechos  y menos cuando se hacen en casa.

Y aquí estoy, frente a ese problema que tarde o temprano encaro y que no puedo resolver porque parece que implica un imposible comprobado con varios miles de existencia humana: cambiar gente. Y un no conveniente para mi y mi salud: luchar todos los días contra la corriente, no saber dónde estoy parada porque no hay reglas, ni procesos, ni hábitos de trabajo que duren un mes, no saber hacia dónde voy porque siempre estamos en la incontingencia. 

Lo que me causa frustración, que me lleva al tabaquismo compulsivo, al insomnio agendatario y a toparme con un concepto que siempre está presente en algún momento, la locura.

Definición de locura: realización de actos fuera de la norma, extraños y destructivos; sin importar la nosología médica, la mejor definición es y siempre será la de Einstein: 
"La Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados". 
¿Y quién, sino los pisquiatras y en instituciones, pueden con los locos? Yo soy de formación Administradora, RRHH, Lic. en Filosofía y de ocupación Social Media Business Inteligence Manager es decir mis funciones son generar planes y estrategias inteligentes para el manejo de una comunicación enfocada a las promesas y valores de una marca en medios de sociedades digitales.   

Yo no soy para nada indulgente conmigo, aunque exprese mis desacuerdos, soy tan crítica y exigente conmigo como lo soy con los demás, y de mí más que de nadie espero mejora. No por un asunto competitivo, algo de lo que carezco interés, ni por un asunto perfeccionista –la perfección es un espejismo-. Lo mío-lo mío es que la cosa funcione y marche sin caer en baches y que entregue en tiempo, velocidad crucero con comodidad crucero, así de sencillo o complicado como quiera verse.

Entonces bajo la lupa me encuentro un montón de autobloqueadores de creatividad, gracias a @manuelgross, -de quién está bien curtido este post, porque admiro y me nutro de su curación de contenidos y post en su blog-.

Pero momento, momento volvamos a los quiénes, qué, cómo, para qué: mi PRINCIPAL función dentro del equipo no es generar ideas creativas que ofrezcan nuevas soluciones digitales a los clientes y los usuarios como diseño web, mailling, inversión en medios para performance, camapañas de banners, activaciones y concursos... más sus wireframes y copys. ¡Hell, no! 

Yo sé que en estos tiempos sobrevive el todero, pero la idea de trabajar/contratar en una empresa (y no a un freelancero), se supone, es porque ésta posee áreas con especialistas, y esto no sólo por los conocimientos y experiencias adquiridos y sumados, sino por los tiempos que se requieren para desarrollo de precisamente la parte "ideas innovadoras", para hacer entregas sin el cristo en la boca pensando "ojalá esto funcione", y la otra que al cliente le suele interesar bastante: entrega en calidad y tiempo. Y que luego no se estén haciendo juntas internas y con el cliente dilucidando por qué no funcionó la propuesta... sí... ¿por qué será que después de la noche aparece el día, si algo totalmente inesperado e inaudito?

Mi trabajo es hacer que una particular operación marche sin contratiempos. Que ésa operación en específico requiere creatividad, ¡sí claro que sí!. Pero cuál cómo y cuándo. O levanto la piernas y me chuto 8 vídeos chuscos e inspiradores para tener una idea a las 4 am. O trabajo en la supervisión, medición, escucha, mejora de procedimientos, vigilancia de la competencia, vigilancia de la tendencia, bajar toda esta información al equipo de una forma precisa concreta y útil, reporte de resultados, corrección de errores ongoing, evitar crisis, realizar propuestas de plan de contenidos digitales para nuevos clientes, corrección de calendarios de contenidos, corrección de post para blogs, atender a mi jefe, atender a mi equipo de trabajo, atender a los demás colaboradores clave: cuentas, desarrollo, diseño y performance.

Espera un momento, o hago mi trabajo, o hago de creativo. Y yo no soy Don Drapper, no todo mundo puede ser Don Drapper, no sólo a nivel de talento sino a nivel operativo.

Incluso Don Drapper necesita un equipo: copys creativos que pongan en términos concretos y efectivos sus delirios, diseñadores que puedan hacerlo visual, y si además es un Don Drapper en una Agencia Digital necesita a un diseñador de experiencia de usuario que haga que la fabulosa idea se convierta en una experiencia viable para el consumidor, y un maquetador que convierta lo anterior en versión web, y si la idea es chingona como debería ser, va a necesitar un desarrollador para que se convierta en tecnología de innovación –mira que ya el Marketing Digital no es hacer concursillos en Facebook ni campañas en Adwords, lo de ahora son las Apps y mejor se ponen las pilas–, luego el amigo Don necesita un planificador/comprador de medios que le haga la campaña enfocada y con target efectivo, y no estaría malo que se desenvolviera en mínimo tres medios de los cuáles uno debería ser tradicional –pero bueno el presupuesto de vivienda social no da para tele, radio ni prensa... y el marketing de guerrilla no es que sea gratis, y cómo explicarle al cliente lo que no le explica el de cuenta: que el marketing viral no son los memes y que es de hecho uno de los mercadeos más caros que hay, claro si te quieres ganar un León de oro y que funcione–. 

Y entonces la idea se convierte en una “campaña” con un mensaje clave, un call to action, unos objetivos de comunicación que se difunden en redes sociales (como único medio, ya que nanai de BTL). ¡Y ése es mi trabajo! ¿Cómo detonas la campaña sumergida dentro de un plan de contenidos, que en un mundo cochinamente ideal está relacionado a un plan de marketing globlal de empresa? Establecer peridiocidad y frecuencia, estrategias de conversación, estrategias de crecimiento, escucha y conversación, monitoreo, monitoreo, monitoreo, reporte, control y monitoreo.

En lo anterior se me va la creatividad, y estoy muy contenta, satisfecha plena y feliz con eso, me impulsa, me motiva, me reta, me gusta. Pero no puedo hacer lo que me gusta, porque… bueno, son las 5:21 am, ya dejé de largo la hora mágica 4 am. 

Entonces hay una guerrita interna de procesos vs creatividad, donde está claro y está dicho que "someter la creatividad a un proceso: la mata". Pero no lo inverso, si limpias tu espacio mental y temporal del cumplimiento de procesos, irrenunciables a cualquier operación, y sobre tienes una operación bien ejecutada, entonces puedes detonar increíbles ideas; o planteado de otra forma SI NO TIENES QUE PREOCUPARTE U OCUPARTE DE LOS PROCESOS DE UNA OPERACIÓN PUEDES DEDICARTE A SER "CREATIVO". Pero no puedes pedirle al operativo que lleve a cabo sus procesos y además te dé como objetivo obligado ideas excepcionales -que no digo que no se le ocurran sus buenas ideas (vienen de todos lados) si sus niveles de estrés y satisfacciones están bajo control-; ni puedes pedirle al creativo que opere los procesos, porque en una exclusión de conceptos de base. Funciones, capacidades, ser bueno en lo tuyo, zapatero a su zapato ¿me copian?

¿Por qué creen que contratan agencias de publicidad? Porque la gente que está metida hasta las narices de la operación no tienen espacio en sus cabecitas para cultivar despreocupadas ideas geniales. De hecho los que crean las ideas, énfasis en despreocupado, porque es tarea de OTROS miembros del team hacerla funcional, concreta, objetiva, materilizarla y operarla.

Si esto no quedó claro, vuelve a leer si hay curiosidad. Si no la hay, entiendo y agradezco profunda y humildemente que me hayas acompañado hasta la última letra de mi deconstrucción del insomnio. Yo sí que lo tengo todo más claro y con esto, y un borrador de junta que también escribí para mañana lunes. Ahora 7:31 am voy a poder irme a dormir y acabar de recuperarme del catarro faríngeo sin haberme fumado un cigarro en casi 24 horas.

Lo único que me preocupa ahora, como debería ser, es la situación con Siria (domingo 8 de septiembre de 2013)